Mujer de Mileto y médico

Mujer de Mileto y médico

Por: Fátima Vélez Giraldo

1. invoquemos aquí al cuerpo de la Mujer de Mileto
el mismísimo cuerpo de ovarios a trompas de falopio
que no murió después de practicarse
a sí misma un aborto con fármacos
o tal vez ayudada por la curandera
de las colinas de ay, la antigua roma! cuando anochecía
tornábase, dicen, en un lugar peligroso

2. no murió por aborto la Mujer de Mileto
sino primeramente ahorcada en el árbol infélix o infecundo
y una segunda vez la mató la razón concedida por
cicerón cuando dijo que la Mujer de Mileto
justamente había sido condenada a pena capital
en palabras exactas del romano
por haber engañado las esperanzas del padre
la continuidad de su nombre el apoyo de su
familia su casa y descendencia
y a la república de un ciudadano-por-ser

3. de qué está hecha, Mujer de Mileto
la consciencia-médico material de
la madera robusta con que se levantó
la erección pater-familia
dentro de lo que después se dio a llamar
criterio médico poder médico pues
lo que dice un médico es, como es sabido
padre universal que su palabra aplica de aquí
a la galaxia andrómeda
y dice el criterio médico
objeción de consciencia
ante la mujer supuestamente ciudadana
pero cómo se puede hablar de ciudadana
sin ella ni siquiera decisión sobre el cuerpo
y he ahí que la Mujer de Mileto pierde
una vez más la horma de la voz una vez más
la mujer de mileto es ahorcada
y cada vez que habla un médico
de objeción de conciencia
la Mujer de Mileto es despescuezada
en nombre del pater-familia de la república
en nombre del ciudadano-por ser

4. invoquemos a la Mujer de Mileto
rastreemos su cuerpo hasta
el centro encargado de los derechos
sexuales y reproductivos de las mujeres
supuestamente ciudadanas donde
el médico que practica la interrupción
voluntaria del embarazo entiende
que no hay algo así como una esencia
de la conciencia médica y entiende
que la conciencia médica es monumento
posturas ideológicas es posturas religiosas
psss, se encargan de que la ciudadana no vaya a existir

5. invoquemos aquí la práctica del médico
que transformara a la Mujer de Mileto de cadáver en cuerpo
y así y todo somos los parias de la profesión
y habla también el médico de la poca información
recibida en la escuela de medicina
y cuando yo comienzo a asistir a reuniones a capacitaciones
y comienzo a entender de qué se trata esto
a mí como que se me explota la mente
a mí como que se me explota la cabeza o sea
caigo en cuenta de que hay un sector
de la población mundial que no puede tomar
decisiones sobre su propio cuerpo
y las dentritas del médico
se conectan con el cuerpo de la Mujer de Mileto
y el cuerpo de la Mujer de Mileto
adquiere cuerpo sin órganos de ciudadana
no paridora de ciudadanos-por-ser

6. invoquemos aquí las transcripciones de la entrevistadora y el entrevistado
un aborto cambia completamente la vida de las mujeres? dice ella
como le digo yo a muchas personas, dice él
que piensan que las mujeres van
a abortar por deporte, o porque
dicen hoy es domingo
no tengo nada que hacer
creo que me voy a ir a hacer un aborto
cuando una mujer ya toma esta decisión
ya lo has pensado mucho, ya has llorado mucho
has consultado con tu almohada mil veces
no hay nadie más en el mundo que deba
decidir por ella, ni el médico, ni la pareja, ni su familia
saben lo que está ocurriendo dentro

7. invoquemos aquí al médico que dice
hay mucho estigma alrededor, no hay duda
cuando aparece esa palabra aborto
se piensa en ciudadano por-ser
se piensa en mala humana pero el aborto
y aquí invoca el médico
a la organización mundial de la salud
es un procedimiento avalado
es un procedimiento que el profesional
de la salud puede aprender
puede practicarlo con todas las normas de seguridad
pero el tratamiento no solamente comprende
la parte médica en el cuerpo de una mujer
sino también la esfera mentalemocionalsocioeconómica
permeante de la salud y bienestar de todas

8. invoca el médico practicante de interrupción voluntaria del embarazo
gratificante es poder lograr
que las mujeres puedan realmente
hacer cuerpo su derecho
y la Mujer de Mileto asiente en su gran útero volador
en el que se transporta desde la dimensión
de las reivindicadoras

Ilustración: Nats Garu


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *